La enseñanza de la lectura en los niños con retraso mental

Diario Norte - 28 de febrero de 2003

Hemos iniciado el presente año ampliando el campo de los Problemas de Aprendizaje con temas de Educación Especial, referentes al retraso mental.


Los llamados problemas de aprendizaje se definen como un déficit en la adquisición de determinadas habilidades neurocognitivas, debido a alteraciones en el procesamiento central de la información que el paciente recibe. Ellos son:
a) Trastornos del desarrollo de la lectura o díslexia: el niño no puede leer a pesar de que muchas veces puede copiar o reconocer las letras, siendo dificultosa la escritura al dictado.
b) Trastornos de la expresión escrita o disortografía: el niño no puede lograr pleno dominio de su mano al escribir y la letra aparece ilegible con relevantes faltas de ortografía que se vuelven crónicas.
e) Trastornos del cálculo o discalculia: el joven tiene problemas para el logro del razonamiento matemático, aprender las tablas, realizar operaciones, etcétera.
d) Trastornos diversos del lenguaje: que afectan: 1) la articulación (tartamudez, díslalias con incorrecta emisión del sonido de las Letras); 2) la expresión (el niño no puede codíficar, teniendo pobre vocabulario, no pudiendo construir palabras o frases, con errores graves de sintaxis, con orden inadecuado de palabras o no pudiendo recordar las palabras apropiadas al texto) y 3) de la comprensión del niño que, al no poder decodificar, tiene dificultad para comprender palabras y frases o para recordar secuencias y sonidos de las letras.
e) Trastornos del desarrollo motor: estos niños no corren ágilmente, se llevan las cosas por delante, se manifiestan con movimientos torpes, por lo tanto se les caen las cosas de las manos.
Estos déficit no se deben a falta de inteligencia, ni a problemas neurológicos, sensoriales o emocionales, sino a un funcionamiento atípico de ciertos procesos cerebrales (memoria, atención, habilidad viso espacial, entre otros) que se corrigen sobre la base de aprendizajes especializados y diferentes a los que brinda el colegio. Estos "trastornos específicos", se presentan en una o varias áreas del desarrollo del niño, permaneciendo las demás normales.
Los niños que adolecen de retraso mental, muestran un déficit parejo y global en todas las áreas de su desarrollo psicomotriz, permaneciendo siempre atrás de sus compañeros de la misma edad. Su capacidad cognitiva limitada en diferentes grados es motivo frecuente de fracaso escolar. No obstante, desprendidos de todo prejuicio y asumiendo la postura de Vigotsky, podemos al igual que él (y sin negar las limitaciones que la naturaleza impone), descartar la explicación determinista de las funciones mentales superiores. Fue psicólogo, maestro y antropólogo, y en sus investigaciones demostró que los procesos mentales superiores no son universales ni estáticos ni inmutables. Su estructura cambia según el modo de vida social y la presencia o ausencia de herramientas para aprender, de las que, la lectura y la escritura deben considerarse fundamentales para el desarrollo del pensamiento. Por ello continuaremos hablando sobre la importancia de su enseñanza en niños con retraso mental.